Jornada Ciudadanía Conectada

viernes, 6 de febrero de 2009

El aumento del grooming y sus técnicas de engaño

Los ciberacosadores perfeccionan no sólo sus técnicas de seducción, sino también los conocimientos técnicos y el acceso a los lugares favoritos de los menores en Internet.

"El problema de la explotación va en crecimiento a medida que se tecnifica, cuanto más chicos tienen acceso a las computadoras hay más posibles víctimas, cuanto más padres desconozcan formas de prevención habrá más campos para que los chicos se vean vulnerables", afirma Inda Klein, coordinadora de Investigación y Monitoreo de Niñez y Nuevas Tecnologías de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Argentina.

El proceso de ciber-conquista puede durar semanas o incluso meses y suele pasar por diversas fases de manera más o menos rápida, según diversas circunstancias.

Generalmente el adulto procede a imitar un perfil de conducta y expresión similar al de su víctima: Son muy hábiles, habla igual que los adolescentes, manejan los mismos códigos y hasta el vocabulario de moda. Escriben con errores de ortografía, abrevian palabras y hasta usan emoticones, logrando ganar rápidamente confianza.

Utilizan tácticas de seducción, provocación y el envío de imágenes de contenido pornográfico, consiguiendo finalmente que el/la menor se desnude o realice tocamientos frente a la webcam.

El adulto, el padre, el docente, deben generar las líneas de trabajo, pero son ellos los que tienen que aprender a usar responsablemente las nuevas tecnologías. No valen las censuras, los filtros (porque saben anularlos), ni las amenazas de los padres. Es preferible seguir otras pautas más efectivas:

1- Enseñe a los chicos a ignorar el Spam (correo basura) y a no abrir archivos de desconocidos. Explíquele que es posible que alguien descifre sus claves del messenger y de correo electrónico.

2- No ubique la computadora en la habitación de los chicos. Es mejor elegir un sector de la casa que sea de uso común.

3- No instale una cámara Web en la computadora y si decide hacerlo, restrinja su uso con una clave de seguridad.

4- Hable con su hijo sobre las páginas que visita en Internet, con quién habla y sobre qué temas.

5- Haga hincapié en la importancia de no revelar datos personales a desconocidos.

6- Insista en que no envíe fotos ni videos a gente que no conozca.

7- Explíquele los riesgos que supone Internet.

8- Si cree que su hijo está siendo víctima de grooming hable con él sin retarlo y dándole confianza para contarle lo que está pasando.

9- Contacte con la policía y con las organizaciones de protección de niños y adolescentes.




Fuente: elperiodicoaustral.com