Jornada Ciudadanía Conectada

lunes, 15 de junio de 2009

Detenido por grooming a 250 menores en Internet

La Policia Nacional ha detenido a un joven de 24 años por acosar a cerca de 250 menores en diferentes redes sociales.

El arrestado contactaba con sus futuras víctimas en chats y redes sociales, simulando casi siempre ser una niña o adolescente con el fin de ganarse su confianza.

De esta forma obtenía fotografías o vídeos de las chicas. Si éstas no accedían, las amenazaba e insultaba, y mediante varias técnicas -principalmente programas informáticos como simuladores de caída de conexión- trataba de tomar el control de su ordenador y de las cuentas de correo electrónico.

Tras hacerse con el control del correo, intentaba obtener de las menores una imagen o un vídeo no demasiado explícito. Así, continuaba con el chantaje y la coacción bajo la amenaza de que la víctima no recuperara su cuenta de correo con lo que, además, perdería su lista de contactos.

Si aún así se negaban, perdían el uso de su correo electrónico y el detenido lo empleaba para humillarlas ante sus conocidos, a quienes incluso les hacía llegar fotos o vídeos comprometidos de sus víctimas. Este acoso se producía durante meses por parte de este ciberacosador, quien ejercía con crudeza un control psicológico hacia sus víctimas.

El delincuente fue detenido en octubre a raíz de una denuncia formulada en Madrid. En aquella ocasión, se le intervinieron dos ordenadores portátiles y dos discos duros, que han sido analizados durante meses y han permitido constatar sus amenazas a, al menos, 250 personas, algunas de ellas residentes en el extranjero.

La Policía hace hincapié en que los chat y las redes sociales son dos herramientas muy utilizadas en la actualidad por los menores de edad para comunicarse entre ellos y que en ocasiones no adoptan las precauciones necesarias para evitar ser víctimas de los ciberdelincuentes.

Por ello, no deben facilitar datos de carácter personal o fotografías a desconocidos, con los riesgos que este comportamiento puede entrañar. Y lo más importante, los padres no deben desentenderse de los menores cuando navegan y, al igual que en el espacio físico, deben preocuparse de "con quien están", "donde están" y "cuanto tiempo están".

Fuente: elcorreodigital.com