Jornada Ciudadanía Conectada

miércoles, 3 de diciembre de 2008

El grooming y su vacío legal en Chile

El grooming o ciber acoso infantil no se encuentra contemplado en la legislación chilena. Un vacío peligroso, pues la única manera de procesar a un adulto por este tipo de conductas es a través de la figura legal de “almacenamiento de pornografía infantil”.

Esto quiere decir que si una persona no guarda el material en su computador, sino que sólo lo ve a través de la Web no se configura un delito. Tampoco lo son las mentiras para obtener la confianza de las víctimas o la manipulación para obtener material de alto contenido sexual.

El ciber acoso hace referencia a la práctica realizada por un adulto, donde a través de mentiras (principalmente en cuanto a su edad), trata de entablar amistad con niños a través de los chats y, posteriormente, seducirlos y extorsionando a fin de cometer abusos sexuales u obtener material de contenido erótico.

Esta práctica, común en el mundo desde el año 2005, ya ha sido regulada por varios países y su aumento en las denuncias ha llevado a las autoridades de nuestro país a otorgarle carácter de urgencia al proyecto de ley que penaliza esta práctica.
La propuesta, que cuenta con el apoyo de más de 15 parlamentarios en la Cámara de Diputados, contempla tipificar el grooming como delito, con penas entre los 3 y 5 años; penalizar la visualización de material pornográfico infantil a través de Internet (aunque éste no sea almacenado) con 3 a 5 años de prisión; y penalizar la pornografía infantil simulada con penas de 5 años.

Cada día aumenta el número de casos de grooming, debido a la mayor cantidad de conexiones a Internet que se multiplican a gran velocidad. Tan sólo un estudio realizado por la RCPI en Perú demostró que el 44 por ciento de los menores que accede a Internet se ha sentido acosado en alguna ocasión, al menos un 30 por ciento ha entregado su número de teléfono a un extraño a través de la red y el 16 por ciento reconoce que ha dado la dirección de su casa. Y eso no es todo, el 14,5 por ciento de los pequeños reconoce que ha concertado citas por medio de Internet con un desconocido.

El Rol de los Padres

Pero no sólo una normativa legal es necesaria para mantener a los niños a salvo. El papel de los padres es fundamental a la hora de prevenir que los menores mantengan contacto con personas extrañas.

Los expertos recomiendan que el ordenador esté en un lugar visible dentro del hogar, para que los padres puedan vigilar qué hacen sus hijos mientras navegan por Internet. Jamás deben permitir que los pequeños “chateen” a puertas cerradas o después de las 22 horas, horario en que aumenta el número de pedófilos conectados a la red. Los padres siempre deben estar al tanto de los “contactos” de sus hijos y con quienes “chatean”.

Otro consejo es evitar que los menores, al momento de crear una cuenta de correo o configurar su nick, den señales de su edad como por ejemplo combinar su nombre con el año de nacimiento.

El rol de los padres a la hora de prevenir es fundamental, pues en la mayoría de los casos los niños que se ven involucrados en grooming no lo comentan con su entorno y, debido a las amenazas, muchos terminan por acceder al envío de material de alto contenido erótico o a concretar encuentros presenciales que conllevan un abuso sexual.

Fuente: nopornoinfantil.blogspot.com